Venezuela: devaluación e inflación, la tormenta perfecta.

el

En Venezuela ya la gente común, la asalariada, tiene que ver cómo hace para poder vivir con apenas poco mas de un dólar a la semana.

A $5.50 mensuales se redujo el salario básico en éste país (incluida la cestaticket, que es un bono alimentario suplementario al salario) ante un escenario de maxidevaluación y de hiperinflación. Ambos factores combinados generan un escenario devastador para el bolsillo de la mayoría de los venezolanos, eso sin sumarle la severa escasez de todos los productos mas básicos que necesita un ser humano para poder vivir, en especial alimentos y medicinas, debido al colapso de la producción nacional.

Mas de dos horas diarias necesita una persona para conseguir lo que necesita para comer, cada día todos los días, porque ante el escenario de escasez de hasta dinero en efectivo resulta imposible planificar una compra de alimentos para mas allá de tres días para cualquier familia venezolana.

Pero esto no es ni casual ni puntual: obedece a políticas de Estado claramente definidas y específicas diseñadas con un único propósito: el Control Social.

El Estado venezolano desde hace 15 años ha promovido una política de expansión del gasto público a la par de la destrucción sistemática de los sectores productivos de la nación. Ésto fue así diseñado para al final empobrecer a los venezolanos, ahuyentar a quienes tuvieran los medios para irse del país y de someter finalmente a quienes no pudieran hacerlo.

Al tener a la gente prisionera dentro de su propio país sin mas nada que hacer sino permanecer largas horas al día haciendo cola para comprar algo de comida, medicinas, dinero efectivo o gasolina, evitas que la misma pueda coordinar acciones concretas que les permitan despojarte del Poder. Sume a ésto la presencia permanente de un aparato represivo militar, policial y parapolicial presto y dispuesto a reprimir cualquier disidencia. Y si cuentas con el apoyo y colaboración de una falsa oposición aun mejor: la gente perderá el tiempo en estrategias específicamente diseñadas para hacerles creer que avanzan en una lucha pero que al final nunca se concreta nada y las deja estancadas en el mismo sitio por un tiempo indefinido.

Es una receta perfecta para desmovilizar y destruir moralmente a cualquier Sociedad. En Venezuela se puso en práctica éste modelo desde la ascensión de Hugo Chávez al Poder con considerable éxito, y el mismo ya ha sido puesto en marcha en otros países, a saber: Colombia, Ecuador, Bolivia, Brasil, Nicaragua, entre otros.

No quiere decir ésto que la sociedad venezolana haya sido una inocente víctima: salvo muy contadas excepciones, la sociedad en general también fue cómplice, porque los altos estamentos del Poder no podrían haber hecho nada de haber sido confrontados desde el principio, pero la falta de valores, de ética, de respeto a los principios de vida, libertad y propiedad ajenos, el deseo de lucrarse por la vía rápida y del despojo a los bienes que le pertenecían a otros bajo la inmoral figura del igualitarismo y la “justicia social”, nos trajo a la larga a un escenario bastante previsible: la ruina económica y moral del País.

Y aun hoy día los venezolanos, a pesar de la diáspora y la tragedia de niveles humanitarios que ha tenido que confrontar, es incapaz de encontrar la conexión entre lo que han hecho (como sociedad) y los resultados que se han obtenido, y esa es la razón por la que muchos aun caen en las garras de un régimen que les dice que todo es producto de una “guerra económica” que al final solo existe en la fantasía, porque ninguna economía, ni las personales, ni las familiares y mucho menos las de un país, pueden ser exitosas si se destruye y ahuyenta a la verdadera clase productiva, y si se gasta mas de lo que se produce.

Al destruir la figura del Ciudadano, destruyes el tejido social de la República y fácilmente puedes implementar una Tiranía. Al destruir las libertades económicas de las personas, allanas el camino para la destrucción de sus libertades políticas y el resultado será su sometimiento.


Por Marcos Brito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s