Venezuela y la africanización post-revolución

el

Por Emma Sarpentier


 

Venezuela, una nación potencialmente rica sufrió el desarrollo insano de convertirse en una nación tan pobre como un país africano.

Hay una gran similitud entre Venezuela y Zimbabwe. En Venezuela, Chávez gobernó desde 1999 hasta su muerte en 2012, y fue sucedido por Maduro, que continuó con la revolución bolivariana. En Zimbabwe, Robert Mugabe gobernó el país desde 1980 hasta recientemente.

Mugabe también fijó los precios de los productos básicos, lo que llevó a grandes distorsiones. La inflación, provocada por el Estado al imprimir dinero sin valor, siempre se utilizó como arma de guerra. Venezuela termina el año con una inflación de 2.000% de acuerdo con los datos del propio parlamento venezolano, mientras que Zimbabwe registró hiperinflación a partir de 2008.

El destino del Socialismo siempre es el Totalitarismo. Una vez que una sociedad se embarca en el camino de la planificación económica centralizada, es decir, en el camino del Estado de beneficencia y el Colectivismo (Socialismo marxista) el destino inevitable de esa sociedad es el Totalitarismo, el surgimiento de un estado que busca controlar de todos los aspectos de la vida cotidiana de los ciudadanos, quienes quedan reducidos a esclavos.

En Venezuela, millones de ciudadanos deben hacer largas filas para obtener leche, harina, combustibles y sin estar seguros de que van a conseguir algo para llevar a casa.

El socialismo es una tesis utópica que siempre se convierte en una dictadura. El Comunismo sólo dejó muerte, hambre y violencia en la historia de la humanidad, tal vez sintetizada en el “Libro Negro del Comunismo” como obra condensada del genocidio Marxista.

Usted puede ver el socialismo aplicado en el drama horrible actual que viven los venezolanos, en la zozobra permanente sometidos por los comunistas (que ya no son ni comunistas, sino una banda criminal) luchando entre ellos para quedarse con la mejor parte de los restos ya quemados del patrimonio nacional. Con esa manera insana de gobernar una nación rica y próspera, que resultó en la destrucción de toda la economía, instituciones y otros daños irreparables como el modo de vida de los venezolanos, costumbres, cultura, moral, ética de la ciudadanía en general.

Además, de desencadenar la envidia y el odio permanente racial, moral y económico entre los ciudadanos que afectó a todas las clases sociales y produjo un éxodo masivo, incluyendo los mejores intelectuales, profesionales, atletas, músicos, artistas y el resto de lo que valió brilló en la Venezuela republicana y de haber destruido varias generaciones envejecidas antes de tiempo, desnutridas, empobrecidas y sin un futuro.

El desastre chavista no es el resultado de un error táctico, esas criaturas del régimen venezolano como toda la fauna comunista sudamericana son psicópatas capaces de dar cátedras en disciplinas económicas, literarias, actividades agrícolas, ideológicas, espaciales, psiquiátricas, políticas y todas las pruebas necesarias para gobernar un país, todos mentirosos, embaucadores profesionales.

Venezuela, bajo la batuta de los marginales chavistas del Foro de San Pablo, una banda de malhechores sin escrúpulos se retuerce en una larga agonía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s