El fracaso de la Sociedad Venezolana

el

La sociedad venezolana está condenada al fracaso porque no tiene cómo confrontar a un sistema que castra sus libertades, al Socialismo en su forma mas agresiva: el Comunismo.

Estamos hablando de gente de un lado que exige a un Estado les controle la vida a todos incluso a ellos mismos, y gente del otro lado que le exigen a ese mismo Estado les controle todo A LOS DEMÁS pero no a ellos, sin tener ni siquiera la suspicacia de que tarde o temprano les caerán encima con todo su peso.

No se puede enfrentar a una Tiranía socialista con mas socialismo. Punto. No nos cansamos de decirlo pero la gente, no se si por terquedad o por simple estupidez, se empeña en hacer las cosas de igual manera una y otra vez y cuando las cosas salen mal, limitarse a quejarse como balbuceando o explotando de emociones frente a otra gente que como ellos no tienen ni idea de qué es lo que se puede hacer.

Cuando digo que explotan de emociones es que creen que pararse a insultar ya sea por las redes o en una reunión familiar a quienes están enquistados en el Poder con toda la fuerza que les de sus gargantas llamándolos con los mil y un adjetivos que se les puedan ocurrir, eso hace que las cosas cambien. Llevan casi 20 años en lo mismo y actúan de igual manera que el día numero 1:

Acumulación de frustraciones –> Explosión momentánea –> Drenaje de rabias en actos fatuos que nunca llevan a nada –> Terminar mas frustrados que al principio –> Comenzar todo de nuevo: lave, enjuague y repita.

La única manera de obtener un real cambio a la actual situación que tenemos en Venezuela es apartarse del camino que ya se ha recorrido innumerables veces y enfilar el otro: el del Capitalismo, el del respeto a la propiedad y no solo la propia sino en especial la ajena (oye, respetar la propiedad ajena implica que los demás tendrán que respetar lo que es tuyo ¿no lo sabias?, además, el irrespeto de la propiedad de los demás siempre termina en un vulgar robo) el del libre mercado así el solo término les cause cortocircuito a lo que han aprendido durante décadas y lo llevan grabado en los genes de que debe ser el Estado el que nos diga qué hacer, como, donde y cuando, incluso hasta que nos diga los que nos debe gustar.

Hay que desaprender lo que nos han enseñado los mismos que nos pretenden dirigir a su antojo y aprender los valores que representan a la libertad y la propiedad.

Pero no, las “mayorías” en este país las puedes reunir en una plaza y se podrán diferenciar por como visten, o la casa o el carro que tienen (si es que a estas alturas ya no está parado por causas tan simples como falta de lubricantes, cauchos o batería) e incluso por como hablan, pero adentro de esas cabezas comparten algo en común: un maní rojito.

Todos son Socialistas pero como no saben qué es el socialismo ni tampoco el capitalismo no conocen las diferencias REALES que existen EN EL MUNDO VERDADERO entre ambas formas de pensamiento, así que se limitan a creer que se es Socialista si estás con el régimen y que no se es si estás en contra, mas nada. Hasta son capaces de decir: ¿Socialista yo? ¡Yo no soy Socialista! ¡¡¡¡PERO CAPITALISTA TAMPOCO!!!!

Incluso los hay quienes afirman vehementemente que “oposición y gobierno son lo mismo”, pero cuando les preguntas que te lo expliquen mejor se quedan en silencio, no saben, no pueden hacerlo porque no cuentan con una formación que se salga del molde socialista, así que no conciben otra forma de vivir que no sea con un Estado que intervenga en la vida de todos, inmiscuyéndose en lo que no son sus asuntos. Tienen una idea muy superficial, casi infantil de cómo son las cosas en el mundo real y ya a estas alturas no es válido decir “es que yo no lo se”, en especial con tanta información disponible al alcance de todos que los puede guiar hacia otra visión basada en la libertad y las responsabilidades que implica el uso de la misma.

Venezuela se acabó hace años, no piensen que se puede reconstruir lo que ya se rompió, pero tenemos una pequeña oportunidad de crear algo nuevo que gire o en torno a la libertad o en torno a la esclavitud.

Lamentablemente la ultima opción es la que hasta este momento tiene todas las de ganar, pero ha sido porque la misma gente lo ha permitido y nadie ha querido entender que no estamos tratando contra gente con ética y con moral, son delincuentes y de alto nivel, con vínculos con el terrorismo internacional, el narcotrafico y el extremismo islámico.

Con delincuentes no se negocia a menos que quieras seguir secuestrado por ellos de una u otra manera, a los delincuentes se les combate de frente con uñas y dientes si es necesario.


Enrique Pirela
@bostonblake70

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s